“Para poder subir al cielo, primero hay que comer en El Infierno”